Skip to content

Los jueves, relato. Un segundo de eternidad.

4 Febrer 2013

Esta semana Cecy , desde su blog  Simona, la Luna y yo, nos propone lo siguiente:

simonalalunayyo

Un segundo de eternidad”, es el titulo de la convocatoria de este jueves. Y es una expresión poética. No me refiero a que hablemos de la eternidad. He pensado en ese lapso de tiempo en el cual nos hemos ido, con el pensamiento, la piel, el sabor, el cuerpo, un aroma, una palabra, una mirada, una película, la lluvia, la luna, una frase, un libro, una música determinada, una imagen, una persona, un beso, una conversación, o simplemente una ensoñación, (o como canta Joan Manuel Serrat “Y me quede colgado en las alturas”) y al volver nos invade una sensación placentera, que se nos ha hecho eterna. Como si el reloj se hubiese detenido.
¿Nos contamos de ese lapso que puede ser un segundo de eternidad?
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Un segundo de eternidad

Todo parecía indicar que Giselia no iba a conseguir su propósito. Le habían encargado escribir acerca de “Un segundo de eternidad” pero, tras diversos intentos, no había sido capaz de articular una sola frase.

Buscó en diccionarios y enciclopedias. Estaba segura que en la Universalis o en la Británica, en la Espasa o en la Smithsonian iba a encontrar no ya la definición, sino incluso algún ejemplo que le permitiera  dar por  superado el reto. Lanzó diversas búsquedas en Google  y en Wikipedia,  pero ninguno de los resultados que allí aparecían llenaban su sed de originalidad y al mismo tiempo de muestra científica. Rebuscó en antologías de poesía la palabra “eternidad”. Nada de lo escrito servía. Nada le convencía  lo suficiente como para copiar y repetir la idea o modificarla.

¿Cuál era el aspecto más importante?  ¿La idea de fugacidad o la idea de eternidad?   ¿Acaso eran compatibles?  Se dijo que aquél era el oxímoron más extraño con el que se había tenido que enfrentar.

Pensó en los finales felices de las películas que había visto;  en las primeras notas de las melodías que componían su discografía ideal; en los clics de las fotos que habían capturado instantes esenciales de su vida, ya fueran personas o puestas de sol,  paisajes cercanos o playas remotas. Pensó en el primer beso dado. En el último abrazo recibido. Intentó recordar todos los escalofríos de placer o terror vividos a lo largo de su vida, pero considerado bajo el prisma del tiempo,  era incapaz de escoger un único instante que durara a un tiempo un solo segundo y toda una eternidad.

Decidió escribir su experiencia sin olvidar ninguno de los pasos dados para que su escrito dejara constancia por lo menos de la magnitud de su frustración…
Fue justo al terminar de contarse a si misma todos los detalles de aquella búsqueda infructuosa cuando le vino a la cabeza la imagen de Max. Pensó que le mandaría su historia y que él y solo él conseguiría entender la esencia de todo cuanto le contaba.

Adivinó en un segundo perecedero el momento en que lograría alcanzar ese “segundo de eternidad” cuya identidad  se le había resistido hasta aquel momento…
Colmada, feliz, con ojos húmedos pero esbozando una sonrisa en los labios, concentró toda su atención en la tecla “enter” de su ordenador y se dispuso a pulsarla al tiempo que  exclamaba  ¡“Max”!

entersegundoeterno

Max Le Carré

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Enlaces

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. A pie de frase.

20 gener 2013

Esta semana, Lois & Clark (Cass y Alfredo)  o  Clark & Lois (Alfredo y Casss)  en el Blog The Daily Planet’s Bloggers  nos proponen…

El relato: “A pie de frase”

apiedefrase

La convocatoria consiste en crear un  relato a partir del primer párrafo de la página 53 del libro que estéis leyendo o que acabéis de leer.
Deberéis incluir este párrafo como parte del relato y continuarlo en el contexto que os parezca más  adecuado.
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Stieg Larsson.

Los hombres que no amaban a las mujeres  ( pg. 53. Edición francesa. Actes Sud. )

leshommesqui

Antes de que concluyera esa velada memorable, Salander y Armanskij habían llegado a un acuerdo. En el futuro, ella se encargaría de realizar para él diversas misiones como free-lance. A cambio, él le pagaría un pequeño sueldo mensual garantizado, tanto si tenía que encargarse de alguna misión como si no. (…)

Cuando Lisbeth acabó de leer aquel informe, no pudo contener la sensación de náuseas que esa lectura le había provocado. Se preguntó qué era lo que explicaba la existencia de ese tipo de hombres que no solo no amaban a las mujeres, sino que las despreciaban hasta el punto de violentarlas de un modo perverso.

Se dijo a sí misma que, en cualquier caso, ni los hipotéticos traumas sufridos en su infancia ni las probables frustraciones vividas durante su adolescencia iban a salvar a Edgar Foster de la venganza que merecía.

Lo había decidido incluso antes de terminar de leer el informe completo. Tenía claro el porqué de su venganza, sabía contra quien la iba a ejercer y había imaginado dónde. Le quedaba por decidir el cuándo y el cómo iba a llevar a cabo su propósito.

Segura de que todo cuanto hiciera iba a aparecer tarde o temprano en la prensa, se centró en imaginar los detalles que debería tener en cuenta para evitar dejar la menor huella.

Pasó revista a los expeditivos métodos que mostraban diversas películas que recordaba como extremadamente violentas. Era tal la crueldad que veía en imágenes que ni su sed de venganza podía soportar tales ideas.

Las ratas hambrientas de 1984. Las sierras mecánicas de La matanza de Texas. Los instrumentos cortadedos de Four Fingers. Los disparos tarantinescos de Pulp Fiction. Todo eso le parecía demasiado macabro y poco edificante.
Acabó optando por la idea de aplicar lo que había visto en la adaptación cinematográfica de la trilogía de Larsson.

Conseguiría anestesiar a ese monstruo y lo llevaría a un hangar al que tenía acceso por medio de amiga. Su padre disponía de un viejo almacén de mercaderías situado en un polígono industrial muy apartado del centro. Allí resultarían completamente inútiles todos los gritos de Foster.

Con un marcador de trazo grueso escribiría sobre su frente, sus mejillas, su pecho y su vientre, un largo mensaje …
Le mostraría esa frase a Foster colocándole ante un gran espejo colgado del techo.
Foster, completamente inmobilizado,  expresó su espanto con  ojos horrorizados  al leer  sobre su cuerpo…

SOY

          UN          CERDO

     PERO

             JAMÁS  VOLVERÉ

             A VIOLENTAR  A
UNA MUJER

 

 En pocos segundos imaginó todo lo que le esperaba mientras veía a Salander acercarse con cara de pocos amigos y una caja llena de utensilios de tatuaje.

Max Le Carré

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. El Árbol del Ahorcado.

17 gener 2013

Esta semana, Luis Bernardo Rodríguez, autor del blog LDU (Letra Digital de Uruguay),  nos propone un tema difícil donde los haya… El Árbol del Ahorcado.

Imagen propuesta por el coordinador  LBR .

Imagen propuesta por el coordinador LBR

El Árbol del Ahorcado

– ¿A qué vienes a este Huerto, forastero? ¿Quiénes son esos que van contigo? ¿Ya sabes que este Huerto de Getsemaní es propiedad privada?

– Vengo a ver ese olivo tan viejo y tan alto al que llaman el “Árbol del Ahorcado”.  Esos doce que ves ahí detrás son mis discípulos.

– Pues poco más hay que añadir, como bien puedes imaginar. Tú mismo lo has dicho todo.  Ese árbol que ves allá sirve para ahorcar a los condenados a muerte. Aquí se cobra por la soga y por mis servicios.

– En realidad, yo quería saber cómo es eso de morir en la horca.

– ¿No has visto a nadie morir ahorcado?

– No, en la tierras donde yo he vivido, los romanos crucifican a los condenados.

– Sí, he oído hablar de esa bárbara costumbre de los soldados imperiales que dicen llevar la cultura de Roma allí donde van. Pero eso es la peor barbarie.
Nada hay peor que la crucifixión. Tanto si te atan a una cruz como si te clavan a ella, te procuran una muerte lenta y atroz. La muerte en la horca es rápida, mucho más humana y compasiva.  Todo el mundo sabe que el Gólgota es el peor lugar para morir.

– Bueno es saberlo, verdugo. Se lo diré a mi Padre que está en los Cielos. Le pediré que, llegado el momento, me deje escoger cómo morir. Y tal como me aconsejas, escogeré ese árbol que custodias con celo. No me veo goteando sangre por las manos y los pies… Debe de ser un cáliz difícil de soportar.

– ¿De qué Padre me hablas, extranjero?  Cómo te llamas? ¿Tú quién eres?

– Demasiadas  preguntas me haces, verdugo. Pero voy a contestarte: me llamo Iesu, y soy nazareno, porque de Nazaret vengo aunque en Jerusalén estoy. ¿Que quién soy, preguntas? Yo Soy el que Soy.

– No digas más, pues ahora lo sé todo.  Ahora te reconozco. ¡Tú eres el cabecilla de la banda terrorista más buscada tanto por las tropas de Pilatos como por las hordas judías! Tu nombre está colgado por toda la ciudad. Se te acusa de ser un peligroso rebelde revolucionario… que predica una peligrosa doctrina… Escapa antes de que sea demasiado tarde para ti y los que te  siguen.

– ¡Calla insensato!  Y dime qué pasa si se rompe la cuerda o si se parte la rama del árbol.  ¿Es cierto que si eso ocurre ya no pueden volver a colgar al condenado?

– Cierto y bien cierto es, nazareno. Pero si se da ese imposible, tienes que saber que el condenado tampoco se va a poder salvar.  ¡No hay Padre que valga!  Esperan a que oscurezca… y lo llevan al Gólgota, donde lo crucifican…  A eso lo llaman la venganza del Árbol del Ahorcado. (1)

* * * * * *

– Padre Tomás, Padre Tomás.  ¡Despierte!  Es hora de decir misa  –gritaba el diácono Benjamín al párroco, mientras le zarandeaba un poco para conseguir que despertara de una siesta excesivamente larga. Tenía la frente empapada de sudor. Y sus labios conformaban una extraña mueca de incredulidad.  De sus manos cayó al suelo una especie de pergamino…
Por la expresión de rubor y espanto que había en el rostro de don Tomás,  el diácono adivinó enseguida que el cura despertaba de una terrible pesadilla

–  !Ya le advertí que no leyera los Evangelios Apócrifos (1), Padre, que eran un peligro para la fe y para la salud!  Vamos, Padre, que todo está ya preparado, el evangelio según San Mateo (2), también, abierto por donde toca en el atril. Hoy la iglesia está llena a rebosar. Esta noche será una gran misa de Jueves Santo (3).

– Dios te oiga,Benjamín, Dios te oiga..¡Si supieras con lo que he soñado!  ¡No te lo ibas a creer!

_________________________________________________

(1) Versión inédita de un fragmento de los Evangelios Apócrifos.

(2) El Huerto de Getsemaní en los Evangelios canónicos 

(3) Jueves Santo  (Fiesta cristiana) 

Max Le Carré


* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Enlaces

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. Nuestros mayores.

8 gener 2013

Esta semana, Juliano el Apóstata nos propone nada menos que este tema:

Este jueves, una convocatoria: mayores.

“Quiero hacer un jueves para nuestros mayores. Porque todos tenemos un mayor en nuestra vida: el papá, el agüelo… todos tenemos a ese mayor que hemos querido u odiado. Da lo mismo. Además, es natural, es condición sine qua non el hecho de tener un mayor en nuestra vida: ¿cómo estaríamos acá si no fuera por ellos?”


Juliano el Apóstata,  su propuesta y la lista de participantes de esta convocatoria

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Mi padrino… SMR

De mi padrino, que no era mi abuelo, -al enviudar, se casó con mi abuela paterna, también viuda, poco antes de 1936- recuerdo sólo momentos intensos y experiencias definitivas. El de su muerte es quizá el más profundo. Sobrevino un domingo de enero de 1964, frío pero soleado. Ese día, yo participaba en un juego de calle con los “Lobeznos” de la parroquia. Debía de ser cerca de mediodía y  recuerdo estar corriendo por la Plaza Nueva, frente a una zapatería hoy ya desaparecida, cuando alguien me llamó para decirme que mi “abuelo” se estaba muriendo.

Entré en casa llorando, sin entender demasiado bien que era aquello de que mi padrino se estuviera muriendo. Recuerdo, eso sí, que entré en su habitación, que daba a la zona exterior donde había un gallinero,  y que habrán dejado la ventana entreabierta. Llevaba sobre la cara una especie de embudo conectado a una bombona de oxígeno. Tenía los ojos cerrados y respiraba muy profundamente, con dificultad. Volví a subir a verle después de comer y pasó algo extraño, tan extraño que, con el tiempo, más de una vez me he preguntado si lo había visto realmente o si lo había soñado. Pero sabiendo con certeza que la escena se desarrolló exactamente así: mi  padrino tuvo un resurgimiento momentáneo. Lo encontré despierto, sin el oxígeno en la boca. Me sonrió y me preguntó qué hora era. Abrí el cajón de su mesilla de noche, donde tenía su reloj de bolsillo cuando no lo llevaba en el chaleco. Uno de esos relojes que se abrían en apretar un resorte de la tapa, de esos que pedían que se les diera cuerda y que tenían que durar toda una vida.

Se lo acerqué para que lo viera:
⎯ Un poco más de las tres, padrino, ⎯ le dije. Y cerró otra vez los ojos. Definitivamente. Ya no dijo nada. ¡A nadie más! Y eso que no dejó de respirar hasta el anochecer, tarde, hacia las dos de la madrugada, según me dijeron al día siguiente.

Su entierro fue mi primer entierro. En la iglesia, hubo la misa de rigor, las palabras de pésame del párroco y de la gente del pueblo. A pesar de ser día laborable, guardo la imagen de que había mucha gente. También un montón de ancianos y ancianas “ratatinés” como los que Brel describe en su canción “Les vieux”.

Recuerdo, eso sí, que aguanté como un hombrecito toda la ceremonia hasta que nos pusimos a caminar siguiendo el coche, con la caja dentro, camino del cementerio.
Aquel kilómetro se me hizo eterno. Iba entre mi padre y mi madre. Creo que no oía ningún ruido, ni tenía la sensación de encabezar una pequeña comitiva: me obsesioné con las tres iniciales plateadas que llevaba clavadas la caja: S M R … Sadurní Mir Riba, Sadurní Mir Riba. Me repetí mil veces… Pensé que ya nunca más serían las iniciales de un hombre, sino las de un recuerdo, de una sombra; me entró algo de mala conciencia y me culpé de no haber sido más cariñoso con él los meses que precedieron su muerte. Lo recordé sentado en su balancín, en la entrada de casa, y maldije las prisas con las que me iba de casa después de comer y sólo le lanzaba un ⎯ Adiós, me voy “, ⎯ y apenas le daba un beso a toda prisa.

Entre la iglesia y el cementerio noté toda la distancia que se había establecido entre nosotros dos, a medida que yo había ido creciendo y acumulando el atolondramiento propio de un chico de doce años, juguetón y lleno de vida.
Me queda el consuelo de pensar que mi padrino sabía que detrás de aquellos olvidos de su nieto había un niño que le quería y le admiraba profundamente.

Creo que me pregunté si aquellos grandes silencios que se fueron haciendo más grandes no lo habían matado un poco… Esa idea me hizo pensar mucho, durante mucho tiempo. Me hizo madurar. Y me prometí que esa situación de incomunicación no me volvería a pasar con nadie más de mi familia, que haría lo que fuera necesario para que no se me escapara ningún ser querido dejándome con aquella sensación de no haber puesto más de mi parte, de no haber creado más momentos de conversación y ternura. Y en eso estoy.

Max Le Carré

……

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Enlaces

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. Romances fantásticos, futuristas o metahumanos.

1 gener 2013

Esta semana, el Demiurgo de Hurlingham ,  para empezar el año 2013 con buen pie,  nos propone crear un romance especial, a escoger entre géneros diversos: romance fantástico, futurista o cómic…

1calvinherbie     2unaprincesa    3spidermancatwoman

Como en otras ocasiones, las opciones que se nos ofrecen, en lugar de poner las cosas más fáciles, no hacen sino multiplicar el problema…

Aquí se puede leer entera la propuesta demiúrgica_

_____________________________

Los amores de Sora y el replicante

..

Los Angeles. USA.  Invierno de 2029.
Se cumplen ahora diez años de un acontecimiento que sacudió los cimientos del Centro de Inteligencia Intergaláctica (CII).

Rick, uno de los Blade Runner encargados de eliminar  al grupo de  replicantes de la serie Nexus-6, evadidos del planeta Argon, fue seducido por uno de ellos, la androide  Rachel,  y ambos huyeron a bordo de una nave espacial con destino desconocido para vivir  juntos los años,  —o meses, o días— que le quedaran de vida útil al robot humanoide.
Fue el jefe de la brigada Blade Runner, Jakob LRT,  quien confesó haber permitido  la fuga de la pareja. En sus declaraciones ante la comisión investigadora  , Jakob argumentó que la fuga con la replicante era el premio que en su opinión  merecía Rick por  los servicios prestados  al CII y el éxito de la operación “Removing” que acabó con la eliminacion física de  5 replicantes de la serie Nexus-6.
La androide Rachel no iba a durar eternamente; al contrario, todos los paràmetros  conocidos indicaban que —si era realmente la sexta replicante—, su esperanza de vida era, a lo sumo, de dos años, probablemente menos.

El Ministro de Defensa  decidió que tan grave infracción a las leyes rectoras de  las relaciones entre humanos y androides no debería volver a repetirse jamás. El cuerpo ejecutivo  Blade  Runner iba a ser pues completamente remodelado. En adelante, ese cuerpo de élite estaría formado y comandado exclusivamente por mujeres.

A la cabeza de la brigada destinada a la caza de replicantes se propuso la figura de  Sora Yasm, conocida por su aversión por los humanoides  y su celo en el cumplimiento del deber. En la toma de posesión de su cargo juró odio eterno a los androides.
Las técnicas de detección de replicantes se habían perfeccionado enormemente. Allí donde antes había que aplicar una sofisticada tecnología para detectar un androide (solo era posible analizando las variaciones de diámetro  de  su pupila en sesiones de interrogatorio), ahora bastaba con disparar un simple rayo láser: éste atravesaba mortalmente a los androides mientras que resultaba inocuo sobre un cuerpo humano.

Pero el amor es la pasión mas fuerte de todas las pasiones conocidas…

Cuando Sora Yasm  tuvo en sus manos la ficha de Arthur PLS, presunto  replicante clasificado como extremadamente peligroso por la policía intergaláctica, no pudo evitar la tentación de  interrogarlo personalmente. Para ello lanzó una orden de busca y captura prohibiendo cualquier disparo con arma  láser.
Nadie podía imaginar que dos semanas después de que capturaran e interrogaran al Nexus-7 más buscado de la galaxia, Sora y Arthur desaparecerían juntos  de la base espacial de Santa Mónica,  a bordo del transbordador intergaláctico XX527…
Las autoridades comprendieron que la historia se había repetido una vez más y que la más incólume de las mujeres, y máxima  responsable de la seguridad del Estado,  había sido vencida por el amor y por la causa de la independencia androide que encarnaba el replicante.

..

Max Le Carré

..

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Enlaces / Enllaços

..

..

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. Sueños.

26 Desembre 2012

Tere Oteo   nos propone…

(…) esta semana vamos a recostar la cabeza en el hombro de la luna y a soñar despiertos, a escribir dormidos, a juevear sobre sueños imposibles… o no y sobre esas ilusiones que nunca debemos permitir que se desvanezcan
jueves271212
..
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

SUEÑOS

Sabemos poco de todo, pero de sueños, sabemos mucho menos aún,  aunque a veces nos empeñemos en soñar que lo sabemos todo sobre ellos.
De todos modos, si de sueños nos toca hablar,  aunque poco nuevo digamos, algo diremos. Se me ocurre pensar que hay tres tipos de sueños:

Por un lado están los grandes y pequeños sueños necesarios que nos ayudan a vivir  y lo hacen obligándonos a medir las distancias y las dimensiones que separan la realidad de la irrealidad.  Llamémosles como los llamemos, no dejan de ser nuestros humanos Deseos.
Con el tiempo, he ido llegando a la conclusión que no se puede vivir sin soñar y que hay que aprender a hacerlo. Así, nuestra vida está jalonada por las alegrías y las frustraciones de haber o no haber podido hacer realidad esos deseos. Hay todo un universo por dominar para poder luego explicar o enseñar a los demás. Porque se tarda toda una vida en entender y atemperar los sueños que nos descarrían…

..

Por otra parte están los sueños necesarios e imprescindibles, que son aún mucho más importantes que los anteriores, porque nos obligan a crear y hacer posibles –algún día- esas nuevas realidades que llamamos Utopías.
Sabemos que sirven para caminar hacia el horizonte, pero nuestra misión en el mundo es, además, soñarlas y luchar por conseguir realizarlas.

..

Existe, bien es verdad, una tercera categoría de sueños, formada por multitud de ensoñaciones y pesadillas.
Son los vuelos icarianos y las caídas abisales, los espejismos y las imágenes infernales, las águilas negras atravesadas por rayos de plenilunio…Son las nubes, los cielos, los montes, los arcoiris, la nieve. la lluvia , los mares y sus aguas cristalinas bañando playas paradisíacas, y todas las imágenes del amor que en el mundo han sido…
Eso es lo que. además de poder vivirlo,  nos dejan describir y pintar,  y lo llamamos Literatura

..

Max Le Carré

..

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
..
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Enllaços / Enlaces

..
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Los jueves, relato. El título de mi Blog: Dipofilopersiflex III. Baudelairianismes

21 Desembre 2012

El título de mi Blog. Dipofilopersiflex III. Baudelairianismes

Cuando  a principios de 1996  descubrí en un taller la existencia de Internet y del código HTML que permitía crear páginas web, imaginé enseguida crear una página personal.

Le di unas pocas vueltas y decidí que crearía un “Diccionario personal”  como tantos había ya. No iba a competir ni con el de Beyle, ni con el de Voltaire ni con los Cahiers de Paul Valéry ni con Joan Fuster, por citar unos cuantos…
Se ha dicho, con razón, que todo está ya escrito. Pero queda lo que puedo escribir yo, que es por definición inédito. Y aún cuando  yo  contara lo que alguien ya apuntó en algún momento de la Historia, el hecho de que lo vuelva a contar yo, pero dicho a mi manera, lo convierte en algo distinto, y tiene su valor, por ínfimo que sea…
Así fue como imaginé como título Diccionario Filosófico Personal y Flexible  que iba a quedar como  DicoFiloPersYFlex, Dicofilopersiflex.

Se imponía poner unas comillas a Filosófico para dar la sensación que no pretendía que lo incluyeran en las  Webliografías de Filosofía, -como así fue desgraciadamente-  sino sólo que tenía un componente reflexivo.

Más interesante e imperativo era explicar lo de Flexible. Lo expliqué así:  “quiero decir con ello que me reservo el derecho a cambiar sin previo aviso ni justificación alguna cualquier parte del contenido de este diccionario. Incluso decir Diego allí donde dije Digo. Quitar o añadir y modificar a placer, que por algo es personal y MÍO”. O algo así.

Tuve la suerte  de poder colgarlo en un servidor gratuito que se llamaba Geocities.com, que luego se convirtió en desgracia al comunicarnos que iba a desaparecer. No recuerdo muy bien cómo lo hice, pero lo cierto es que creé otra  web en el servidor  ifrance.com  y allí estuvo alojado durante un tiempo. Tampoco allí había de durar mucho.

Así pues, con la llegada de los Blogs, decidí poner la información salvada y creé en el sevidor blogger el blog  Dicofilopersiflex.   Pero fui perdiendo información en cada  mudanza:  fotos,  comentarios, paneles enteros, como un Taller de escritura que publicó en papel el semanario local  “L’Eco de Sitges”.

Teniendo mucho más por escribir que no cuadraba exactamente en la tipología de entradas del diccionario, y para guardar la “coherencia” interna y  la tradición de títulos imposibles, decidí que mi blog se llamaria  DIPOFILOPERSIFLEX.  Ahí solo faltaba explicar lo de DIPO…
Hacia 1997 hubo en Catalunya una pequeña gran polémica lingüística: había que encontrar en catalán una palabra para traducir la inglesa “Blog”  y así fue como se propusieron  Dietari  (por Diari o Diario)  o  Bloc   (pero no Blog).  Yo me incliné por  DI  de Diario o Dietario  y para evitar cacofonía me vi obligado a buscar una consonante :  escogí la P seguida de le O.

Así fue como llené mi primer blog  Dipofilopersiflex I  que contiene  300 entradas.
Crée luego la segunda parte, un  Dipofilopersiflex II  en Blogger con otras 300 entradas más.
Entonces  decidí  que a la tercera parte mi actual blog le añadiría un subtítulo, y escogí uno que suena en parte a “boutade“, en parte a  “quiero pero no puedo,  ¡qué más quisiera yo!”.  Y le añadí una cita del poeta Charles Baudelaire: “Sois toujours poète, mème en prose” :  Dipofilopersiflex III.  Baudelairianismes.
A diciembre del 2012, vamos por las 245 entradas más o menos… pero no creo que decida crear un nuevo blog al llegar a 300 entradas…
Ojalá pudiera compactar todos mis blogs en uno sólo… aún a riesgo de perderlo todo por poner todos los huevos juntos en la misma cesta…

Falta la última parte… que es la más interesante.  Mi blog “literario”  por decirlo de alguna manera, ahí donde cuelgo mis relatos, lo crée hace muy poco, reciclando un blog que tenía y por eso lo llamé  Dipofilopersiflex I. Anexo.  Ya sé que el título lo tiene todo en contra, y que le habréis llamado de todo menos “bonito”, pero espero que el contenido compense en parte la falta de “glamour” del título. Y no descarto exportarlo a otro, con otra plantilla,  también en WordPress, pero eso sería, si fuera, para el año 2013… y ya veremos si nos contamos entre los supervivientes de la catástrofe de hoy a las 12.

A los supervivientes del fin del mundo: Felicidades, y feliz Navidad del año I  después de la catástrofe anunciada por los Mayas.

..

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

PD.

¡Esto no es un relato!  Esto es una confesión  de la que espero no tener que arrepentirme :-9 …
Y verdadera al 99 %  por lo menos…

Se aplica aquí también el mismo criterio arriba explicado:  La dirección de este blog se reserva el derecho de modificar en cualquier momento
—sin justificación ni previo aviso—  cualquier parte del post.  Quien avisa no es traidor ;-9

..

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Segueix

Get every new post delivered to your Inbox.